Jose Antonio – Jugador de videojuegos on-line

Grupo de Inicio / 42 años / Vigilante de seguridad

Comencé a jugar hace dos años. Me quedé en paro y no me encontraba bien en mi relación de pareja. Tenía muchos problemas y mi refugio fue el juego. Nadie me indicó que esto tenía efectos secundarios o que podría generar adicción. Realmente nunca pensé que pudiera llegar a engancharme como lo hice, y ahora veo lo fácil que me resultó y lo absurdo que se ve desde fuera.

Mi juego no era de azar o de apuestas, era un videojuego de estrategia en el que juagaba on-line. Sin embargo, me gasté muchísimo dinero, casi 12.000€ en un año y medio. Para poder subir de nivel, debías pagar ciertas cantidades que te permitían ir evolucionando. En las épocas de mayor dependencia, no bajaba de 8 horas diarias de juego al día. Ahora soy consciente de que no sólo me enganché por el juego en sí, sino por el chat en el que hablábamos todos los participantes. A través del chat, inicié varias relaciones de amistad con gente que, supongo, se sentiría tan sola como yo. Muchas veces, utilizaba el propio juego como excusa para olvidarme de mis problemas y charlar para desahogarme.

Empecé a aislarme cada vez más, descuidé mi imagen personal, no dormía porque me pasaba las noches jugando, dejé a un lado la búsqueda de empleo y a mis hijos pequeños. Dejé de ser yo mismo, estaba muerto en vida.

Llevo varios meses en tratamiento y, poco a poco, voy siendo consciente de que me había creado un mundo de ficción en el que poder evadirme de mis problemas. Ahora aprecio mucho más las relaciones cara a cara y el poder conversar con gente “real”, ya que en el chat del juego estábamos todos perdidos en nuestras propias miserias.

Creo que la gente es muy poco consciente de los riesgos que los videojuegos o el juego on-line pueden provocar. Tenemos la imagen del ludópata que juega a las tragaperras, pero éste es un problema igual de grave para el que también se necesita ayuda. Al jugar desde casa, es más fácil esconder tu problema de adicción, el tiempo se pasa volando delante del ordenador, pagas con tarjeta sin ser consciente de lo que estás gastando realmente y estamos expuestos constantemente a publicidad de juego on-line en Internet. Es un mundo que mueve muchísimo dinero y para el que apenas contamos con protección.

A la gente que se encuentre en mi misma situación, les aconsejaría que vinieran un día a la asociación, tan sólo para escuchar a personas que está pasando por lo mismo que ellos, para que sean conscientes de la gravedad del problema y de sus consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *