Iluminada – Jugadora de Bingo

Grupo de Rehabilitación / 50 años / Auxiliar de Geriatría

Cuando comencé a ir al bingo, iba sólo de vez en cuando. Me gustaba porque me resultaba muy entretenido. Allí hice amigas y todo porque casi siempre iban las mismas mujeres. En el bingo nos trataban muy bien, nos daban de comer y beber gratis e, incluso, celebraban una vez a la semana “el día de la mujer” y nos regalaban algún detalle. Ahora veo que todo eso eran estrategias para ir enganchándonos.

Con el tiempo, el bingo se empezó a convertir en una obsesión para mí. Todo el tiempo estaba pensando en ir a jugar, en conseguir dinero sin que mi familia se diera cuenta para poder echar unos cartones. En el trabajo no me concentraba bien y estaba deseando que llegara la hora para irme a jugar. Mi familia sabía que jugaba de vez en cuando, pero en ese momento no eran conscientes de lo grande que se estaba haciendo el problema para mí, estaba perdiendo el control. Gastaba entre 100 y 150€ al día, y llegó a haber días en los que podía pasar unas 10 horas en el bingo.

Finalmente, exploté y decidí pedir ayuda a mis hijos y mi marido. Ellos me han apoyado desde el principio, aunque reconozco que a mi marido le costó entenderme. Me animaron a venir a AGRAJER y, desde entonces, las cosas han cambiado mucho para nosotros. Ahora estoy recuperando por fin a mi familia y a todas las amistades que he ido dejando por el camino a causa del juego. Valoro mucho más a los que tengo cerca y me estoy dando cuenta de todo lo que me había aislado y lo que me estaba perdiendo.

Por ser mujer, a mí me daba mucha vergüenza venir al principio, pedir ayuda y reconocer mi problema. Creo que el juego está mejor aceptado si eres hombre, pero está muy mal visto en el caso de las mujeres, viendo nuestro problema como un vicio y no como una enfermedad. Con mi testimonio espero poder ayudar a aquellas mujeres que se identifiquen con mi historia para que pidan ayuda y se decidan a acudir a la asociación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *