La cara oculta del nuevo casino en Granada

Con motivo de la nueva construcción del primer casino en la provincia de Granada, AGRAJER pone de manifiesto el alarmante riesgo de aumento de adictos/as al juego patológico, haciendo especial hincapié en la población joven.

En la provincia de Granada podemos afirmar que 60.000 personas son jugadores/as en riesgo y 14.000 son jugadores/as patológicos. También queremos añadir que se han autoprohibido la entrada a salones de juego, bingos y casinos 3.500 personas.

Desde el año 2011 hasta nuestros últimos datos recogidos en la memoria anual de 2017, hemos podido comprobar que AGRAJER ha recibido un 80% más de pacientes (99 pacientes nuevos recibidos en 2011 frente a 182 pacientes nuevos que han solicitado nuestro tratamiento en 2017). Los pacientes atendidos en nuestro centro de tratamiento ambulatorio a lo largo del año 2017 han sido usuarios cuyo juego principal eran las máquinas tragaperras y la ruleta, con un 64,6 % El porcentaje más alto de la franja de edad de las personas que han demandado tratamiento ha sido entre 20 y 30 años, con un 26,1% Estos datos hacen referencia a que cada vez son más jóvenes los que acuden por problemas de adicción al juego patológico y que, todavía hoy, son los juegos presenciales los que acarrean mayor número de enfermos. Le sigue el porcentaje de pacientes que acuden a tratamiento por adicción a los juegos de apuesta online con un 20,1%

Con este contexto, tanto a nivel de la provincia de Granada como en la población atendida en AGRAJER en 2017, se plantea la apertura de un Casino vendiendo la idea de nuevos puestos de trabajo, una mejora de la zona en la que se construya el Casino, aumento de turismo, etc. pero en ningún momento se hace referencia al lado negativo, ya que un porcentaje de las personas que acudan va a desarrollar la adicción al juego patológico y, sobre todo, que este problema no le va a costar nada a las administraciones públicas.

En AGRAJER nos vemos totalmente desprovistos de los medios necesarios por parte de las administraciones públicas. Tan solo las donaciones particulares y privadas no cubren de ninguna manera los recursos indispensables para poder tratar el aumento de pacientes y el impacto que supondrá la apertura del Casino.

Por ello, AGRAJER;

Denuncia la falta de atención y colaboración por parte de las administraciones públicas, aun existiendo una clara tendencia al aumento de pacientes cada año. Con la apertura del Casino, el riesgo de multiplicar los enfermos/as de adicción al juego patológico y de familias afectadas será más que notorio.

Necesitamos unas administraciones públicas más conscientes de esta enfermedad, que se aumenten las ayudas económicas y materiales, ya que es un motivo de responsabilidad social el hecho de contribuir con los granadinos/as que desarrollen esta adicción a causa de la apertura de este Casino. El juego, para las administraciones públicas, supone solo ganancias, por lo que pedimos que se responsabilicen también económicamente de las pérdidas. Pérdidas de personas y de familias que a causa del juego se ven en situación de riesgo de exclusión social y que solo pueden salir de esta situación con un tratamiento específico y eficaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *