¿QUÉ SON LAS ADICCIONES NO TÓXICAS?

Debido a todas las similitudes que el trastorno de juego y la dependencia al alcohol y otras sustancias tienen entre sí, se ha llegado a proponer que el fenómeno adictivo es único, independiente de la sustancia o actividad adictiva. Vendría a ser una tendencia a obtener un determinado estado vivencial, que podría alcanzarse por medios químicos o por la euforia y el vértigo de la acción.

En la actualidad, se utiliza el término de “adicciones tecnológicas” para referirse a las adicciones no químicas que tendrían que ver con la interacción hombre-máquina (adictos a la televisión, Internet, videojuegos, móvil, etc). También se conocen como adicciones psicológicas, conductuales, sin sustancias o no tóxicas.

El juego patológico o ludopatía está aceptado como trastorno por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la APA (Asociación Americana de Psiquiatría) desde 1980. Durante varios años, se ha encontrado categorizado en esta clasificación como trastorno del control de impulsos. Sin embargo, desde 2013 se encuadra dentro del apartado de trastornos relacionados con sustancias y trastornos adictivos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM). Por tanto, se considera que la adicción al juego es una enfermedad y, como tal, necesita tratamiento.

Sin embargo, aunque aún hoy ni la OMS ni la APA han aceptado la adicción a los videojuegos, a Internet o a los móviles como trastornos psicológicos, sí es cierto que cada vez con mayor frecuencia se admite en los círculos clínicos la existencia de este tipo de dependencias. Incluso en los sectores donde no se asume aún la denominación de tales trastornos como adicciones, sí hay un amplio consenso de que las nuevas tecnologías están creando problemas dignos de atención.

En AGRAJER, ofrecemos tratamiento para todo este tipo de dependencias mencionadas y para aquéllas que suponen una actividad habitual pero que, en muchos casos, pueden llegar a ser un problema para aquéllos que las convierten en un hábito compulsivo que les genera ansiedad y dependencia. Ejemplos de estos trastornos serían las compras compulsivas y la adicción al sexo, también tratadas en nuestra asociación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *