Consejos para padres sobre Internet

En un artículo anterior, hablábamos acerca de los principales peligros que pueden influir a los menores en relación al uso de Internet y las redes sociales. En este artículo aportaremos diferentes pautas y estrategias que pueden resultaros de utilizad a la hora de educar a vuestros hijos en un buen uso de las nuevas tecnologías:

Pasar tiempo con nuestros hijos mientras juegan a algún juego on-line, buscan información en la red o chatean, de tal modo que podamos conocer sus hábitos y fomentar un clima de confianza.

– Prestar atención al tipo de páginas visitadas en la red o descargas efectuadas (revisar historial o instalar programas de control).

– Ubicar el ordenador en un espacio común de la casa para evitar el aislamiento del menor. En caso de que sólo pueda ser ubicado en la habitación de nuestro hijo, colocar la pantalla de manera que pueda verse desde la puerta dónde está conectado.

– Educar en un buen uso de la red como fuente de información y aprendizaje, fomentar su espíritu crítico con respecto a la información recibida.

No prohibir, pues conseguiremos el efecto contrapuesto al deseado, sino dialogar y fomentar un espíritu crítico estableciendo límites y llegando a acuerdos adecuados.

– Educarles para que no faciliten sus datos personales a través de la red.

– Asegurarse de que entienden que hay ciertos comportamientos que pueden considerarse delitos y qué consecuencias legales podrían tener (suplantación de identidad, falsificación de datos, amenazas, etc.)

– Hasta los 13 años, se recomienda que los padres conozcan las contraseñas de las cuentas de correo y redes sociales de sus hijos.

– Concienciarles de la necesidad de no chatear con desconocidos (el 30% de los menores recibe algún tipo de provocación por la red).

Programar los tiempos de uso, llegar a acuerdos acerca de los límites. Siempre será mejor una adecuada programación (por ejemplo, es mejor dedicar una hora cada día de la semana que dedicar siete horas seguidas un solo día).

– Comparar el tiempo dedicado a otras actividades (responsabilidades en casa, tareas del colegio, otras actividades de tiempo libre) y establecer un equilibrio y prioridades.

– Tener en cuenta el momento en el que se dedica tiempo al uso de Internet de forma que, en ningún caso, afecte a las horas de sueño del niño.

Hablar con claridad de Internet con nuestro hijo, conocer su punto de vista, dialogar acerca del uso que le da, las páginas que visita, los contenidos que descarga… Evitar que nuestras valoraciones sean siempre negativas y exclusivamente dirigidas a poner límites o emitir juicios de valor. De este modo, fomentaremos una mayor cercanía y crearemos un espacio de escucha y confianza en el que nuestro hijo/a se sienta comprendido en el caso de tener algún problema.

– Mostrar a tus hijos cómo respetar a los demás en línea. Asegúrate de que las reglas de buen comportamiento y respeto no cambian sólo porque estén en un equipo: no hacer nada que no haría en la vida real, no ofender, mantener unas normas de comunicación positiva…

– Hacerles desconfiar cuando les informen de que les ha tocado un premio en algún concurso.

– Informarles acerca de los peligros del juego on-line (apuestas deportivas, póquer, bingo…)

– El exceso de uso de Internet puede suponer un síntoma de malestar psicológico, preguntarse por qué el adolescente centra todo su tiempo libre y sus relaciones en el uso de estas tecnologías. Analizar si puede deberse a algún problema académico, de autoestima, de relaciones sociales… y buscar ayuda especializada en el caso de resultar oportuno.

– Proponer tareas que hagan que el adolescente desconecte, fomentar la toma de responsabilidad en tareas de la casa.

– Plantear al adolescente los posibles problemas que puede estar encontrando con respecto a su uso de Internet. Pedirle que haga una lista con los cinco problemas principales causados por el mal uso o abuso de la red y otra lista con las principales ventajas de estar desconectado.

– Plantear la realización de actividades alternativas de ocio que motiven al adolescente. También es aconsejable realizar algunas de estas actividades con familia y amigos (deportes, excursiones, viajes…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *