Consecuencias psicopatológicas de la adicción al juego o ludopatía

Las personas que abusan del juego se ven afectadas por una serie de problemas que progresivamente se van extendiendo a las distintas áreas de sus vidas. Éstas van formando una intrincada red de problemas que se determinan e influyen mutuamente, formando un círculo vicioso en el que lo que empezó siendo consecuencia de mantener una conducta patológica de juego acaba convirtiéndose en antecedente que va a mantener esa misma conducta:

– La depresión: Más común en mujeres. Suele aparecer como resultado de la conducta de juego, debido a las consecuencias desastrosas de éste sobre la vida del sujeto, pero también puede ser desencadenante del juego. Es mayor en aquellos jugadores que además consumen alcohol u otras drogas. En casos graves, puede desembocar en intentos de suicidio, aunque la mayoría se trata de tentativas.

La autoestima baja: Habitualmente, el jugador ha decidido en varias ocasiones dejar de jugar y no ha sido capaz de hacerlo a pesar de proponérselo firmemente. Esto hace que se empeore el autoconcepto y la imagen de sí mismo, pues se siente débil y culpable. Además, aparecen fuertes sentimientos de incapacidad y aislamiento afectivo, debidos a la dinámica de ocultación y mentiras que se practica de manera casi constante.

Trastornos de ansiedad: Suelen ser consecuencia directa de las presiones financieras y familiares, derivados de un sentimiento de culpa que no se alivia hasta años después de dejar el juego. Al igual que la depresión, esta ansiedad puede estar presente antes de la conducta de juego, que en este caso se utilizaría como autoterapia para aliviar esos sentimientos.

– Trastornos psicosomáticos: Como dolores de cabeza, de estómago, alteraciones del sueño, desmayos, sensaciones de vértigo, crisis asmáticas, hipertensión, contracturas musculares en cuello o espalda, dermatitis o erupciones cutáneas. Suelen darse más en mujeres, y suelen ir seguidos de una automedicación que en ocasiones puede convertir a la persona en poliadicta.

– Problemas físicos: Debido al continuo estrés que supone mantener y ocultar el juego. Los síntomas más frecuentes son mareos, cefaleas, dolores musculares y calambres, insomnio, sensación de debilidad, etc. Suelen desaparecer cuando se para el juego.

7 Comments

  1. LAURA

    ES VERGONZOSO COMO HABIENDO TANTOS CASOS DE LUDOPATIA CADA VEZ PONGAN MAS LUGARES O AGRANDEN LOS QUE YA EXISTEN, TODO PAGO Y ARREGLADO PARA LOS ENFERMOS QUE VAMOS A JUGAR O TENEMOS ESTA ENFERMEDAD Y SOLEMOS TENER RECAIDAS, CADA VEZ LA GENTE ESTA DESTRUIDA PERDIENDO TODA CLASE DE COSAS FAMILIA AUTOESTIMA, LAMENTABLE

  2. Rafael

    Es verdaderamente desastrozo el aprender a jugar.lamentablemente vamos perdiendo todo cuanto tengamos y peor aún nuestra familia.ruego a Dios me salvé de esta enfermedad tan destructiva y me saque de ese mal camino.todo cuánto adquiero lo pierdo impunemente.

  3. manolo

    Es una pena q el gobierno no tome medidas.porque y estoy metido en esto hace tiempo y es un sin vivir.nadie deberia pasar por estas esperiencias tan duras.una pena.saludos d un ludopata que intento no recaer

    1. AGRAJER

      Buenas tardes.
      Has dado el paso más importante, que es reconocer el problema. Ahora toca ponerle solución. Si vives en Granada, te recomiendo que te pongas en contacto con nosotros telefónicamente para que podamos darte una cita y atenderte mejor (958489293 – en horario de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 22:00). Si no, puedes consultar nuestro enlace en el que te informamos de las diferentes asociaciones en Andalucía (www.fajer.es) o a nivel nacional (www.fejar.org) Llamando a la asociación que se encuentre en tu ciudad, podrán ayudarte y darte en persona toda la información que necesitas.
      Un saludo.

  4. Armando

    Hoy he pedido a mi hijo 100€ ,le dije que era
    para comprar herramienta un vecino y le hacía falta el dinero , me los dejo y empezó a sospechar porque siempre Guy solvente.
    Como el no es tonto se olió algo y se lo pregunto a su madre….CAI COMO UN TONTO QUE SOY.
    AQUI empieza mi segunda vida porque la otra la buena se acabo, empezaron las preguntas y claro me derrumbe y confesé entre lágrimas y una gran pena mi adicción.
    Lo que más me duele no es el dinero (bastante) es la cara de mi mujer y la desazón que tiene desde que se enteró, no para de llorar y ahora que lo saben todo estoy destrozado por el engaño y la mentira en que vivía, no la puedo ver así, tengo la mejor mujer que se puede tener, mi hija y mi hijo son dos pilares como ellos mismis me demuestran después de esto.
    El viernes me pongo en manos de profesionales, no sé si valdrá para recuperar a mi mujer algún día, pero pondré toda la carne en el asador para que esto pase.
    Espero no haber aburrido a nadie pero es mi sentido y tengo que contarlo.

    1. AGRAJER

      Buenos días Armando, es muy valiente por tu parte el compartir esta experiencia en el blog y de seguro que sirve para que otros que pueden leerlo se sientan identificados contigo y sigan el ejemplo de ponerse en manos de profesionales para comenzar a poner solución al problema. Estás en buen camino, el primer paso es el más complicado, aceptar que existe un problema y que se destape hace saltar esas consecuencias de las que hablábamos en el post, pero también nos sirve para emprender un bueno camino que nos llevará a esa vida buena de la que hablabas, a ser de nuevo quienes éramos antes de la adicción. Ponerse en manos de profesionales especializados en el juego patológico y las adicciones sin sustancia es la elección correcta. En la página principal de nuestro blog tienes nuestro contacto para cualquier duda que desees en cualquier momento realizar, muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *