Cómo superar el sentimiento de culpa

La presencia del sentimiento de culpa es habitual entre los pacientes que se encuentran en rehabilitación en nuestro centro, y uno de los objetivos del tratamiento que ofrecemos es el superar esta situación, pues nos estanca y nos impide avanzar.

La culpa se define como un mecanismo por el realizamos un juicio moral de nuestra conducta, tras haber o no haber hecho o dicho algo que consideramos dañino para nosotros o para otra persona. A partir de este momento, dictaminamos que hemos cometido un error y que deberíamos sufrir un castigo por ello. En la mayoría de los casos, esta emoción se vive de forma muy destructiva, sin asumir que podemos cometer errores y aprender de ellos.

La culpabilidad no es solo una preocupación por el pasado; es el estancamiento en el momento presente y el miedo al futuro. Somos injustos juzgándonos con el filtro del presente, pues en este momento ya somos conscientes de las consecuencias que tuvieron nuestros actos, algo que en ese momento no podíamos predecir.

En el caso del problema del juego patológico, los jugadores suelen mostrar sentimientos de culpa por diversos motivos: por haber hecho daño a su familia, por haberse perdido episodios y oportunidades importantes en su vida, por la situación económica creada, por haber robado o vendido bienes, por haber mentido durante mucho tiempo y haber mantenido “una doble vida”, por no haber sabido controlar la situación y no ser conscientes del problema antes, por la actitud agresiva o por los familiares y amigos que han perdido en el camino.

Por su parte, los familiares también suelen mostrar esta sensación de culpa por no haberse dado cuenta antes de la situación, por normalizar el juego y no ser conscientes de que podía suponer un problema, por creer que no sabían manejar la economía doméstica, por poner ultimátums y no cumplirlos, por pensar que la discusiones “empujaban” al juego o por descuidar a los hijos ante esta situación.

Esta culpa nos provoca un estado emocionalmente desagradable ante el sentimiento de responsabilidad por el daño que causamos en su momento. Esta preocupación por el pasado nos provoca una sensación constante de incomodidad manifestada a partir de remordimientos, rumiaciones y pensamientos intrusivos.

Pese a que la culpa nos ayuda a adaptarnos socialmente y desarrollar un sistema de valores empático evitando actuar de forma impulsiva, puede suponer un fuerte lastre si se experimenta como algo insuperable y la vivimos como un peso que no nos reporta aprendizaje ni evolución, sino carga emocional.

Puedes seguir lamentándote eternamente, pensando en los errores que has cometido y en el mal que has causado, sintiéndote culpable por ello. Sin embargo, no puedes cambiar la historia, las cosas no pudieron ocurrir de otro modo y, por mucho sentimiento de culpa que padezcas, esto es inamovible.

La solución para superar el sentimiento de culpa es el aprendizaje ante el error cometido y el asumir la responsabilidad ante esa equivocación, haciendo frente al daño causado y restituyendo, en la medida de lo posible, ese daño que pudimos hacer a otros o a nosotros mismos. En el caso de la superación de la culpa por parte de un ludópata, la restitución se manifestaría en forma de una buena rehabilitación en la que se sigan las recomendaciones dadas para el mantenimiento de la abstinencia y se vayan comprobando las mejoras que, para nosotros mismos y nuestro entorno, tiene la superación de este problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *