Adicción a Internet

Cuando hablábamos de adicción, hasta hace poco tiempo, teníamos tan sólo en mente la adicción a sustancias. Sin embargo, esta visión está cambiando y, pese a que aún queda mucha investigación por delante, las llamadas adicciones sin sustancia o adicciones conductuales están ganando peso en esta clasificación. Esto lo demuestra el hecho de que en la última versión del DSM (Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastorno Mentales) publicada en 2013, se incluyó por primera vez el trastorno por juego de azar dentro del apartado de trastornos adictivos.

No obstante, esto no ha ocurrido aún con otro tipo de adicciones no tóxicas, como puede ser la adicción a los videojuegos, el móvil, las compras o Internet.

Independientemente de la categoría en la que se encuentren estos trastornos, lo que sí es claro es que hay muchas personas que padecen este tipo de dependencia y que, cada vez con mayor frecuencia, se acercan a nuestro centro para solicitar ayuda terapéutica. Son personas que han perdido el control en el uso de estos dispositivos y que encuentran muchas dificultades a la hora de hacer un uso razonable, por lo que esta situación les genera graves dificultades en todas las áreas de su vida: laboral, personal, social, familiar…

Debido a esta realidad, hay varios autores que han tratado de determinar cuáles serían los criterios diagnósticos para este tipo de trastorno (Goldberg,1995).

Según este autor, la adicción a Internet se definiría como “el uso mal adaptado de Internet que conduce a una angustia o a una minusvalía significativa, manifestada por 3 (por lo menos) de los criterios siguientes, que sobrevienen en cualquier momento durante un período de al menos un año”:

1) Tolerancia, definida por uno de los dos síntomas siguientes:

A) Necesidad de invertir una cantidad mayor de tiempo en la red para alcanzar el mismo grado de satisfacción.
B) Satisfacción cada vez menor con el uso continuo de la misma cantidad de tiempo en Internet.

2) Síndrome de abstinencia, manifestado por uno de los síntomas siguientes:

A) Síndrome de abstinencia característico:

1. Cese o reducción del uso de Internet de una manera clara y prolongada.

2. Dos o más de los síntomas siguientes, que sobrevienen a partir de algunos días hasta un mes después del        cese o la reducción:

a) Agitación psicomotriz.
b) Ansiedad.
c) Pensamientos obsesivos sobre lo que está pasando en Internet.
d) Fantasías o sueños en relación con la red.
e) Movimientos de los dedos voluntarios o involuntarios relacionados con el tecleado.

 3. Los síntomas del criterio 2 comportan un sufrimiento o una molestia en la vida social, profesional o en           cualquier otra actividad importante.

B) Recurso al uso de Internet para evitar o aliviar estos síntomas de abstinencia.

3) El uso de Internet es a menudo más largo y más prolongado de lo previsto.

4) Deseo persistente o esfuerzos infructuosos para controlar o parar el uso de Internet.

5) Inversión de mucho tiempo en actividades relacionadas con el uso de Internet: organización de listas de webs cargadas en el ordenador, comprar libros especializados, hacer nuevos ensayos en la red o con las páginas Web, etc.

6) Abandono o reducción de actividades profesionales o lúdicas relacionadas con Internet.

7) Persistencia en el uso de Internet a pesar del conocimiento de los problemas físicos, sociales, profesionales, o psicológicos que son provocados o agravados por su uso: privación de sueño, dificultades conyugales, retraso en las citas, abandono de las obligaciones o pérdida de interés por los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *